Cuánto cuesta pintar una moto

cuanto-cuesta-pintar-una-moto

Cuanto tu moto tiene ya un tiempo, o ha sufrido algún tipo de golpe o rozadura, es hora de pensar en pintarla. Y el precio es algo que siempre nos preguntamos antes de preguntar en algún taller. En principio, podríamos pensar que debido a su dimensión, no debería ser elevado. Pero el número de detalles que tiene una moto, hace que el tiempo dedicado tengo que ser lo suficiente para que el trabajo quede perfecto.

También, evidentemente, en cuánto cuesta pintar una motocicleta va a influir el tamaño, el tipo de pintura y en qué localidad se haga este servicio. También dependería si vas a pintarla entera, o sólo alguna pieza, como el depósito de combustible, el carenado o el chasis.

El precio de pintar una moto entera puede partir de 600 euros. Y a partir de ahí, puede llegar hasta los 1500, donde te pueden incluir el montaje y desmontaje de la misma.

1. Cómo se pinta una moto

El proceso de pintar una moto no es sencillo, requiere pericia y mucha atención para el detalle.

como-pintar-una-moto

Vas a necesitar lijas, pistola de pintura, cinta de carrocero, barniz, compresor de aire y accesorios para protegerte, como una mascarillas, gafas y guantes. Y, por supuesto, realizarlo todo en un espacio bien ventilado, que tenga los menores elementos de polvo alrededor. 

Primero tienes que desmontar la motocicleta, quitando pieza pieza y teniendo mucho cuidado a la hora de guardar todos los elementos de sujeción para realizar luego el montaje.

En segundo lugar, tienes que limpiar bien todas las piezas. Antes de empezar a realizar otros procesos, las piezas deben quedar perfectamente limpias, sin restos de grasa. Por supuesto, de igual manera hay que eliminar cualquier tipo de pegatina que hubiera en la superficie, quitando los restos de pegamento que puedan quedar.

El siguiente paso, sería realizar el lijado de las piezas, con una buena lija para este tipo de trabajos. Una vez hecho el lijado, pasaríamos a proporcionar a la superficie la imprimación. Con el imprimidador conseguiremos que la pintura quede perfectamente adherida a la chapa.

Si no es necesario rellenar con masilla algún golpe, pasaríamos a la etapa de pintura. Y aquí las opciones pueden variar, al igual que sucede con los coches. Tenemos opciones de acabado bicapa, tricapa y cuatricapa. El precio cambia, siendo la elección bicapa la más asequible económicamente.

Partiríamos de una mano de chapa, una pintura de fondo y luego la pintura de color. Y, en todos los casos, se le daría un barniz final.

Cuando ya esté seca la pintura, se puede empezar a montar la motocicleta.

Autor del artículo: Manuel García, profesor de mecánica de automoción. 

Deja un comentario